Lo Que Aprendí Sobre la Comida Mientras Vivía en París

23/06/2015

paris

Cocinar es una de mis pasiones. Siempre me ha interesado crear cosas nuevas, probar nuevos sabores, y siempre me ha parecido muy interesante encontrar la forma de hacer que lo cocino sea sano pero sin sacrificar el sabor.

Hace unos años, tuve la oportunidad de vivir en París y puedo decir que si antes sentía pasión por la comida, ahí me explotó sin control. Los franceses sienten un orgullo muy especial por su gastronomía y le dedican todo el amor del mundo cuando la cocinan. La comida francesa podrá sonar muy complicada pero la verdad es que es más un cliché que una realidad.

A los Parisinos les gusta comer bien, les gusta comer local y les gusta probar sus sabores en cada plato; y es ahí cuando te das cuenta de la importancia que tienen las tradiciones y de la importancia de estar orgullosos de lo que tu país cosecha.

Si el producto es bueno desde que lo cosechas no vas a necesitar mucho para crear un platillo espectacular.

Algo muy importante que aprendí es la importancia que tiene comprar comida fresca. Cuando vives en París te das cuenta de que en cada esquina hay un local de fruta y verdura fresca. Y el producto es tan fresco que te impresionaría. Los vendedores venden productos que recolectaron esa mañana. Es más, hasta la pizza tiene una calidad diferente, porque el queso que tiene no es procesado, tiene una personalidad increíble y es fresco y de buena calidad.

paris-market

Para ellos es tan importante la calidad vayas donde vayas, que cuando encuentras un lugar con comida chatarra sabes de inmediato que no va a ser bueno y además no va a haber parisinos. Lo pruebas, y puedes sentir que los ingredientes han sido procesados. Los químicos sí saben, el problema es que en otras partes del mundo estamos tan acostumbrados a comprar comida ya preparada que no nos damos cuenta de la diferencia.

En Francia, el área de donde viene cada producto es importantísima. Lo llaman “le terroir” y es fundamental entender las reglas alimenticias que cada producto tiene. Por ejemplo, un queso “Roquefort”, no puede hacerse solamente usando ciertos ingredientes, sino que también tiene que ser hecho en un área específica del país. Es por esto que un simple tomate tiene un sabor infinito y espectacular, y por eso no necesita de nada más que de un simple acompañamiento ( aceite de oliva, o alguna hierba y sal).

cheese

Mucha gente se pregunta porque los franceses no están gordos si se les conoce por comer todo el día pan y queso. Yo creo que existen varias razones:

  1. La calidad de la comida es superior, es de primera y no está tan procesada.
  2. La moderación- las porciones que se sirven en restaurantes, aunque sea de una jugo de naranja son pequeñas ( no como en otro países que te sirven un plato como para alimentar a 3 personas)
  3. No se acostumbra a estar comisqueando todo el día o comer snacks.
  4. Caminan muchísimo ( ya que muchas veces te bajas del metro pero aún tienes que caminar 6 o 7 cuadras para llegar a tu destino final)
  5. Entienden la importancia que la comida tiene y la tratan con el mayor respeto posible. Además la comen con moderación, para poder disfrutarla.

La tercera razón a mi me parece muy interesante, ya que, últimamente lo único que escuchamos es de la importancia de comer 5 ó 6 veces al día para mantener un metabolismo acelerado. El país que creó esta idea fue Estados Unidos, uno de los países con más obesos en el mundo. Algo importante es, que la idea de comer cada dos horas no tiene bases científicas, y considerando que hay muchos países que no acostumbran esto y sus niveles de obesidad son bajísimos, me hacen cuestionar todo lo que escucho sobre nutrición últimamente.

Nos hemos acostumbrado a todo el día estar pensando en comida. Pensamos en qué vamos a desayunar, qué vamos a comer, qué vamos a comer de snacks y qué vamos a cenar. Nuestra vida gira alrededor de la comida y cuando llega el momento de comer, ya no lo disfrutamos. Se ha vuelto una obsesión, más que un tiempo para estar en conexión con tu cuerpo y nutrirlo. Y por supuesto que luego viene la culpa de cuando comemos algo que sabemos que nos va a engordar.

Para los franceses, por ejemplo, su pastelería es la mejor del mundo, pero no por eso se atascan todo el día de ella, al contrario, saben que es la mejor del mundo, que es un gusto y que cuando la coman va a la van a disfrutar como nada en el mundo. Pero saben que hay un tiempo y un espacio para comerlo.

cakes

Es un “premio”, no parte de la vida diaria. Nosotros nos hemos acostumbrado a comer postres todo el día, desde desayunar pan dulce o cereal, hasta comernos de snack unos chocolates. La realidad es que el postre debe de ser un gusto de vez en cuando y no una tradición diaria.

Yo pienso que la comida dulce, en moderación, es buena para el alma. Si puedes dejar que tu consumo de azúcar sea menor de 25 gramos al día con el ocasional –( ¡moderado!) – gusto, entonces no hay nada de que preocuparse. Los Franceses aman vivir la vida y aman sus postres.

bread

El pan es otra delicia en Francia, si no han ido, les puedo decir de un día que mi prima Rosa y yo decidimos juntarnos un domingo en su casa para comer. Bajamos al mercado de su “quartier” (vecindario) y compramos una barra de pan y un queso Brie. Les puedo decir que ha sido la baguette más deliciosa que he probado en mi vida. Sobra decir, que nos acabamos la barra de pan y el queso en una sentada.

Mucha gente se ha encontrado con que en Francia y en otras partes de Europa, puede comer pan sin problemas, pero cuando viaja a países donde la comida es altamente procesada se vuelven intolerante al gluten. En Europa se acostumbra a usar granos de alta calidad que no han sido tan procesados, pero lo más importante, aunque no lo creas, no comen todo el día pan. Nosotros estamos acostumbrados a comer pan en TODAS las comidas que hacemos, ya sea desayunar cereal, comer de lunch un sandwich, y cenar un muffin. La moderación es clave nuevamente.

En conclusión puedo decir que viviendo en Francia aprendí una lección muy importante: la alimentación es parte de nuestras necesidades, pero fue creada para nutrir nuestro cuerpo. La moderación es clave en todo lo que comas, pero la pasión con la que la cocinas y la calidad de los ingredientes, es mucho más importante. Un platillo allá puede consistir solamente de una proteína animal de buena calidad, con un poco de aceite, sal pimienta y hierbas, con un acompañamiento de verduras locales. No necesita de nada más. Así que, la importancia que tiene comprar comida local es grandísima, no sólo ayudas a tu comunidad, si no que te facilitas la existencia al cocinar. Un buen producto no necesita mucha ayuda para terminar siendo un platillo delicioso y lo más importante: SANO.

large-6logo-franjacreditosana

StumbleUpon
popup-hastaabajo

ES HORA DE TENER UNA VIDA SANA Y CON ESTILO

Recibe Contenido Exclusivo Para Sentirte Y Verte Guapa De Adentro Hacia Afuera

*Nunca compartiremos tus datos

You have Successfully Subscribed!

También te puede interesar
|

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.