Mi rutina de ejercicio en Las Bahamas

06/07/2016

Mi rutina de ejercicio en Las Bahamas

Como ya les he estado contanto aquí y aquí, llevo viviendo en Las Bahamas, un año justo. Ha sido una aventura increíble!

Hoy les quiero contar sobre mi rutina de ejercicio, que, la verdad, me ha costado trabajo encontrar!

Yo, como ya te había contado en este post, llevaba haciendo Pilates por 10 años, y cuando llegué pensaba que lo único que necesitaba encontrar era un estudio de Pilates que me gustara para poder seguir con mi práctica, pero Oh sorpresa! No hay tantas opciones y las opciones que hay son impagables, por lo menos a mi parecer (casi $6000 pesos por 10 clases al mes). Así que tuve que aceptar que tenía que dejar el Pilates por la paz o hacerlo en mi casa ( lo cual intenté, bajé unas rutinas en internet, pero la verdad es que yo soy de ir a la clase en vivo, al estudio con instructor…). Este idea tan fabulosa me duro 2 semanas, hasta que acepté que no trabajaba tan duro como en el estudio y que la verdad me aburría, necesitaba salir de mi casa.Mi rutina de ejercicio en Las Bahamas

Así que empecé mi búsqueda para encontrar lugares para hacer ejercicio. Lo primero que se me ocurrió fue buscar algo para hacer en el mar! Ahora hay miles de opciones de yoga, pilates, surf, mezclas, inventos, etc. Así que yo estaba muy confiada de que como vivía en el mar iba a encontrar todas estas opciones y más! Pero no… no hay nada de eso, lo único que encontré fue una tienda de artículos de deportes acuáticos, que daban clases de Paddleboard y una de acondicionamiento en la tabla.  Como a mi me gusta experimentar, convencí a mi marido y ahí nos fuimos cada domingo en la mañana por una hora a hacer nuestro acondicionamiento en la tabla. Era una mezcla de yoga, pilates, paddleboard, aerobics, cardio, todo en una tabla de paddle en el mar, lo cual es divertido y muy muy difícil!suscribearticulosminiMi rutina de ejercicio en Las Bahamas

Estuvo divertido, pero no nos fascinó. Yo creo que fue la instructora, la verdad es que no me gustaba como daba la clase, según ella tenía certificaciones de Pilates pero yo digo que se las sacó de la manga porque se inventaba cada ejercicio que ni se imaginan, además de que no era cuidadosa. Yo sabía hacer la mayoría de los ejercicios, pero mi esposo no, y ella nunca se preocupaba si él los estaba haciendo bien o no, y esto es peligroso porque se pudo haber lastimado. Así que se acabó nuestro mes y ya no regresamos…

Luego, una amiga nueva que había hecho, me comentó de una clase de yoga. Yo no soy muy yogi, pero decidí darle una oportunidad. La clase era en la sala de la casa de la instructora. Llenísimo, lleva años dando sus clases y tiene muchísimos clientes. Literal tienes que apartar tu lugar con una semana de anticipación. Ella es muy buena, y va todos los veranos a seguir capacitándose a la India, pero lo mío lo mío no es el yoga… no se, yo necesito hacer abdominales para sentir que estoy haciendo ejercicio… Así que nada, pasó mi mes, hablé con la instructora, le conté mi historia y ya no regresé.

Mientras tanto iba varios días al gym que tiene el fraccionamiento donde vivo, haciendo bici, caminadora, escaladora, elíptica y pesas. Digo, lo hacía por mantenerme porque no soy fan del gimnasio la verdad.

Llegó Enero y yo justo regresaba de pasar Navidad en México, y me llega una solicitud de amistad de mi antigua instructora de Yoga, la acepto y me escribe para decirme que va a abrir un estudio donde va a seguir dando sus clases de yoga pero que van a ofrecer otros tipos de entrenamiento también.

En cuanto regresé de vacaciones estaba ahí probando la clase de Barre. Es un entrenamiento entre Pilates y Ballet que ME ENCANTA! desdes entonces voy feliz dos veces a la semana por una hora. Ya llevo 5 meses sin falta.

Trabajamos todo el cuerpo, desde los brazos, abdominales y miles, pero MILES de sentadillas que se hacen con las diferentes posiciones del Ballet. Es tan divertido, pero es durísimo. La primera vez que fui, al día siguiente no podía subir las escaleras de mi casa, no podía sentarme a comer. Me doblaba hasta cierto punto y después simplemente me dejaba caer a la silla o sillón jaja. ¡Pero voy feliz cada semana! Me llena de energía, de felicidad, de fuerza. Veo con cada clase que pasa como avanzo, como voy mejorando y no hay mejor sensación que esa!

En otras historias deportivas, mi marido va a terminar su certificación de buceo y luego quiere que probemos una clase de arco! A ver que tal, ya les contaré…logo-franjacreditosana

suscribir articulos

StumbleUpon
popup-hastaabajo

ES HORA DE TENER UNA VIDA SANA Y CON ESTILO

Recibe Contenido Exclusivo Para Sentirte Y Verte Guapa De Adentro Hacia Afuera

*Nunca compartiremos tus datos

You have Successfully Subscribed!

También te puede interesar
|

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.